No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.

...integrar la historia, incorporando identidad

recordando los comienzos...

Desde su historia “EL ESCONDIDO de los Tres Leones”

Frederik Andresen, llegó a la Argentina en 1900, inmigrante danés, nacido el 10 de junio de 1883 en Outrup – Varde; su padre Jens Thomas Andresen su lugar natal Rauberg, era maestro recibido, se decía que era muy inteligente, también interesado en cuestiones de agricultura y abejas; su madre Anne Bothilde Jacobsen de Jordkær. Frederik tuvo seis hermanos, entre ellos el mayor Theodore nacido en Aarre, que fue pastor de la Comunidad danesa en Tandil, Argentina por muchos años, a su vez tuvo 9 hijos. Además, vino su hermana Laura.
Casado el 17 de abril de 1910 con doña Emilia Theodora Agnes Johans en su lugar de nacimiento Fodby en Næstved, el 28 de diciembre de 1989, ama de casa .Sus hijos: el primero Valdemar nació el 27 de enero de 1911, luego llegaron Johan Fink, Jens Ernst, Federico Luis y Adolf; todos nacidos en el sudeste de la Provincia de Buenos Aires, en las pampas Argentinas, trasladaron usos y costumbres de Dinamarca, que permanecen de una forma u otra entre sus descendientes.

Frederik y Agnes marcaron el futuro de posteriores generaciones con comportamientos y conductas, desarrollando lo social (concurrían y disfrutaban reuniones junto al río y más tarde en el Club Dannevirke), fué su casa en el campo sede de alguna de las primeras fiestas de verano “Sommerfest” de la zona, siendo la hospitalidad era otra de sus peculiaridades.
Era una emigración forzada, desde su Dinamarca, para ellos difícil de establecer, con barreras idiomáticas a vencer…pero en la Argentina otros que ya habían venido, decían que había futuro. En éste entorno se inicia Frederik como mediero en el campo con la ayuda de otros, constaba en trabajar para propietarios de tierras, quizás sin ellos en aquellos tiempos hubiese sido aún más dificultoso generar producción, la mano de obra escaseaba.

En 1918, compraron campo - había sido tierra de Tehuelches – eran según lo expresado de García Gómez (el mismo que organizó las ventas del que sería el pueblo de Lumb), luego había sido del Dr. Alberto Nazarre (comisionado de Necochea) era llamada Estancia La Susana; los Andresen se la compraron y denominaron Estancia “Los Tres Leones”, por lo que se tiene entendido su nombre era de " la patria danesa”, inspirado en el escudo de la Casa Real. Fue así Frederik, “gårdejer” , propietario en Lumb, Argentina; muy importante para quienes habían venido sin recursos, trabajó hasta lograrlo.

Había para esas tierras un plano de un pueblo “Villa la Salud”, trazado planificado el Dr. Nazarre, con manzanas, sector de plaza, algunos sectores en el presente pagan sus impuestos como lotes; pero el destino del mismo fue no llegar a existir; porque es hoy, en “El Escondido”, partes donde se realizan sembrados de diferentes cereales.


No es posible ignorar el pasado, éste permite deducir hechos de la evolución de los pueblos, así fue que Frederik tuvo “…788 hectáreas, divididas en 12 potreros con sus correspondientes aguadas, campo bueno a excepción de 50 has. Algo inferior por un cañadón que cruza parte. La población está en centro del lote, rodeada de un parque de 13 has. , con varios forestales y frutales, todos plantados por el Sr. Andresen. Agua dulce de 5 a 7 metros.
“…Compró en 1918 al Dr. Alberto Nazarre a razón de 180$/Ha…la población consta de dos casas con un total de 14 habitaciones, una casa de zinc forrada con madera y otra de medios ladrillos. Además tres casas de material que sirven de habitación para el quintero, mensuales, herrería, etc. Un galpón de zinc de 20 x 20, otro para criadero de cerdos. Tiene 3 molinos, una trilladora Case con motor marga Gaar Scott, una cosechadora Mac. Cormick, 6 atadoras, 1 camión Ford modelo 1930 y demás implementos necesarios modernos para cultivar la tierra. Un auto Dodge…”
“…Supo tener por aquel entonces hacienda: vacunos 900; lanares 100; yeguarizos 300; porcinos 150; aves 400. Cultivos .- trigo 800has; avena 500; cebada 300 has. Resto para hacienda…
Dice el libro Chacras y Estancias “…además arrienda 2300 has parte en el Partido de Lobería, a razón de 16$/ Ha…la hacienda es de muy buena clase especialmente los equinos, procedentes de padrillos de pedrigueé, directamente importados de Dinamarca, por el Sr. Andresen, raza Jutlandia, habiendo venta permanente de reproductores. La Estancia dista a 4000 metros Lumb, con camino bueno…” También trajo alrededor de 1930, los primeros porcinos de raza Landrace (en danés significa “raza del país” o “raza nativa”) que en 1960, la cría fue introducida por el INTA y se consideró el gesto de Andresen como un verdadero esfuerzo puesto al servicio del país.

Alrededor de 1930 “…la gente no quería recoger las cosechas de trigo, porque el precio era tan bajo…” la crisis, quizás entre aciertos y errores lleva a Frederik a no poder salvar su campo; entonces lo vende, siendo quien se lo compró un hombre de palabra, le había prometido que si volvía con dinero para volver a comprarlo, se lo vendería. Se le ofrecen alternativas de cambios, se va a Misiones donde tenía algo invertido, trabaja duramente, junta dinero para volver a comprar Los Tres Leones, así lo hace en 1937, desde donde siguió permaneciendo en la familia, como en el caso del “El Escondido” hasta el presente.


El tercer hijo Jens Ernst Andresen casado el 26 de marzo de 1938, con Esther Ana Cristina Jensen, un ejemplo de mujer; cuyos padres Carl Jensen, era recibido de lechero, nacido en Falster y Valborg y Margrethe Madsen que nació en Lejrskov; transitaron como matrimonio un largo camino , trabajar en campo arrendado frente a los Tres Leones. Construyeron allí su primer hogar, el que según cuentan tenía la calidez “a modo danés”; además, seguramente se percibían los aromas y perfumes, de comidas típicamente danesa, como de lindas flores que Anita cuidaba expresando su amor a la naturaleza, quizás por sus vivencias en las 6 hectáreas de jardín que rodeaban el casco de la Estancia “la Margarita”, donde había vivido hasta casarse.
El espíritu cooperativo y participativo con sentido de integración, llevó a Jens Ernst ( ya conocido como Ernesto en Argentina) a ser Socio Fundador de la Cooperativa La Segunda de La Dulce en Nicanor Olivera; su padre Frederik, había sido socio fundador de Cooperativa de Seguros La Dulce, en ésta última el fue miembro del Consejo de Administración de la misma. Además, con su energía y esfuerzo formó parte de las Comisiones de la Cooperativa de Agricultores Federados de la Dulce, imposible dejar de mencionar su respeto y cariño hacia el Club Dannevirke que hizo que fuera varias veces Presidente del mismo. En éste último caso, para las festividades, era en general costumbre que la esposas de quienes formaban la Comisión, Anita lo acompañaba, había que colaborar: llevando ensaladas de repollo y otras, pickles de pepinos, remolachas, tortas, masitas y postres entre ellos el “æble kage”...cuántas comidas a la usanza danesa, sabrosísimas, aún siguen otros realizando actividades similares.
Todo esto y más lo vivieron sus hijos: Victor agricultor, que se casó con Olga Hansen, con descendencia danesa (sus padres) tuvieron una hija Nancy; luego Norma Inés quien viajó a Dinamarca, se casó con un danés teniendo dos hijos Kent y Brian Andersen quienes permanecen en dicho país; es ella la que entre largas cartas con su madre compartían viviencias argentinas y danesas, también enviaba esas famosa, esperadas e imperdibles revistas de mujeres como “ hendes verden”. Se atesoran y pueden encontrar junto a libros de novelas, historias, cuentos escritos en danés, fotos, colecciones, llamadores y almohadones en punto cruz, carpetas en crochet en la Campo “El Escondido” donde Luis Ernesto el hijo menor, junto con a su señora Adriana e hijos Leonardo Julián y Gerardo Luis Andresen rescatan para poner en valor historias, elementos y costumbres, que denotan lo danés de éste espacio en el campo en la actualidad.
Cerca del año 1968, se dio un cambio en sus vidas, el entorno socio-económico y político del esos tiempos llevó a Jens Ernst, Anita y Luis su hijo menor, tuvieron que dejar el campo que arrendaban por tantos años, pero existió la posibilidad de empezar nuevamente; fue así que planificaron en parte de los Tres Leones :“El Escondido” nombre que lleva por algo circunstancial, pues un camionero lo escribió en la tranquera de acceso; desde entonces éste pedazo de tierra Argentina, pero con muchas vivencias al estilo danés, quedó con un nombre un tanto “acriollado”.

Innumerables serían los hechos a describir de cómo alambraron, realizaron sus prolijas plantaciones, realizaron sus tareas agrícola-ganadera, primero el galpón para trabajar, con una casita incluida, pero… y Luis no había lugar para él, bueno entonces pusieron una casilla, bajo el tinglado…la misma que movilizaban para trabajar las tierras parte de “La Margarita”.

Más tarde allá por 1971, “Luisito” el único que quedaba en el campo con sus padres y que como sus hermanos habla danés, decide ir a Dinamarca allí trabaja, conoce, pasea hasta que decide regresar. La Argentina era su lugar, apreció su vida en las tierras lejanas pero su lugar estaba en “El Escondido”; con esfuerzo con sus padres decidieron levantar la Casa Principal, así fue y es en el presente un hermoso lugar rodeado de verde, le propone disfrutar días en su amplio estar con gran vista al jardín, con su ventana a la pampa, su comedor diario y cocina, con capacidad de alojamiento hasta 8 personas. “Es posible, decidir donde disfrutar… el parque, el sector de los frutales es una opción para dormir la siesta o porque no debajo de la sombra de los cedros y quizás tomando unos mates cerca de la pileta rural; viendo el campo abierto que termina en el horizonte, para complacerse con el sabor típico revitalizando nuestra identidad.

Desde el pasado y en el presente se generan redes de relaciones sociales, para mantener la esencia de la comunidad con ascendencia danesa en éstas tierras, se es parte del Corredor Turístico Danés del Sur y sudeste de la provincia de Buenos Aires y se participa en el Club de campo Sociedad Danesa Dannevirke de Lumb-San Cayetano, además en la Comisión de la Centenaria Estación Lumb.


Dinamarca, se te recuerda… por lo que significaste y por lo que sos, a pesar de las grandes distancias físicas, pero no del corazón… por lo que dejaron en tierras Argentinas tus Hijos…un modo de vida, que aún en el presente denotan tus descendientes.


Fuentes:
* Estancias y Chacras de nuestra tierra, Francisco Stannius, Impresora López, 1931
* Dinamarqueses en plena pampa, Agro nuestro, editada por Federación Agraria Argentina, noviembre 1971.
* Slægysbog- Andresen fra Oster Logum Sogn, Skandinavisk Slægtsforskning, 1973